Inicio Noticias actualidad Los temazos de la semana YouTube Programación Contacto
¡APLICACIÓN PARA EL MÓVIL!
REDES  SOCIALES
ESCÚCHANOS

638950921 

TELÉFONO DE CABINA: 914675592 / 914676520

 

Tumaco: la narcoguerra que se libra en la frontera con Ecuador
12  AÑOS
El conflicto, que enfrenta a bandas criminales (bacrim), grupos paramilitares, el guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) -una insurgencia en proceso de reincorporación a la vida civil- , tiene a la población en medio del fuego cruzado. Unas 300 familias han sido desplazadas este año debido a la violencia. Lo que hay detrás de esta disputa territorial es el millonario negocio de la cocaína y, paradójicamente, el acuerdo de paz que firmó el Gobierno colombiano con las FARC en noviembre pasado. Como resultado de ese pacto, 6.884 combatientes de esa guerrilla abandonaron las zonas donde operaban para concentrarse en 26 puntos del país donde realizan su transición de desarme. Los espacios dejados son los que intentan copar a sangre y fuego otros actores armados. En el caso de Tumaco, municipio ubicado en el departamento de Nariño, la lucha que libran las organizaciones narcoparamilitares Renacer y Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) -estas últimas conocidas también como Clan del Golfo, Clan Úsuga o Los Urabeños-; la bacrim Clan Pacífico; las Guerrillas Unidas del Pacífico y la Gente del Orden, que son disidencias de las FARC, y el Frente de Guerra Suroccidental del ELN, es por el control de la producción de la hoja de coca, su procesamiento en clorhidrato de cocaína y su tráfico, vía marítima, hacia los principales centros internacionales de consumo.  Y es que Tumaco es, hoy por hoy, el municipio colombiano con mayor cantidad de cultivos de hoja de coca, con 28.000 hectáreas, el 15% del total del país, según estimaciones de la Policía Nacional. Esto es el triple de lo que había en 2013. Con esa extensión de plantaciones, que tienen el potencial de producir 190 toneladas de cocaína al año y con las condiciones estratégicas que ofrece ese puerto a los narcotraficantes -kilómetros de costa repletos de manglares inhóspitos a los que se llega a través de decenas de ríos-, Tumaco se ha convertido en el principal punto colombiano de salida de esa droga hacia Estados Unidos, Europa y Asia.
Inicio Noticias actualidad YouTube Programación Contacto
88.4
Los temazos de la semana

TELÉFONO DE CABINA: 914675592 / 914676520

 

¡APLICACIÓN PARA EL MÓVIL!
REDES  SOCIALES

638950921 

ESCÚCHANOS
LA RADIO EN VIVO
A TRAVÉS DE TU MOVIL
Tumaco: la narcoguerra que se libra en la frontera con Ecuador
El conflicto, que enfrenta a bandas criminales (bacrim), grupos paramilitares, el guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) -una insurgencia en proceso de reincorporación a la vida civil-, tiene a la población en medio del fuego cruzado. Unas 300 familias han sido desplazadas este año debido a la violencia. Lo que hay detrás de esta disputa territorial es el millonario negocio de la cocaína y, paradójicamente, el acuerdo de paz que firmó el Gobierno colombiano con las FARC en noviembre pasado. Como resultado de ese pacto, 6.884 combatientes de esa guerrilla abandonaron las zonas donde operaban para concentrarse en 26 puntos del país donde realizan su transición de desarme. Los espacios dejados son los que intentan copar a sangre y fuego otros actores armados. En el caso de Tumaco, municipio ubicado en el departamento de Nariño, la lucha que libran las organizaciones narcoparamilitares Renacer y Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) -estas últimas conocidas también como Clan del Golfo, Clan Úsuga o Los Urabeños-; la bacrim Clan Pacífico; las Guerrillas Unidas del Pacífico y la Gente del Orden, que son disidencias de las FARC, y el Frente de Guerra Suroccidental del ELN, es por el control de la producción de la hoja de coca, su procesamiento en clorhidrato de cocaína y su tráfico, vía marítima, hacia los principales centros internacionales de consumo.  Y es que Tumaco es, hoy por hoy, el municipio colombiano con mayor cantidad de cultivos de hoja de coca, con 28.000 hectáreas, el 15% del total del país, según estimaciones de la Policía Nacional. Esto es el triple de lo que había en 2013. Con esa extensión de plantaciones, que tienen el potencial de producir 190 toneladas de cocaína al año y con las condiciones estratégicas que ofrece ese puerto a los narcotraficantes -kilómetros de costa repletos de manglares inhóspitos a los que se llega a través de decenas de ríos-, Tumaco se ha convertido en el principal punto colombiano de salida de esa droga hacia Estados Unidos, Europa y Asia.
12  AÑOS